lunes, 9 de junio de 2008

LOS PAYAMÉDICOS EN EL HOSPITAL DE CUENCA


Dos estudiantes del último año de la Facultad de Medicina se dedican a esta terapia auxiliar de la medicina, y nos invitaron a Satya, un documentalista de India y a mí a seguir su gira….






El entretenimiento de los payamédicos fue tan bienvenido por los niños como por el personal del hospital.

domingo, 8 de junio de 2008

UN CAMINANTE EN EL SEMINARIO INTERNACIONAL DE RESISTENCIA BACTERIANA


Como mi evento estaba en la agenda cultural del Seminario Internacional sobre Resistencia Bacteriana, compartí una semana con médicos de todo el mundo. Abundaron las cenas de camaradería. Claro, la mayoría de los invitados al Seminario eran especialistas en bioquímica, biología molecular, epidemiología y políticas públicas de salud. Por eso les resultó muy extraño cuando en plena cena pedí explicaciones sobre qué eran los antiretrovirales… Voluntariamente desenmascarado por mi ignorancia del léxico específico, tuve que explicar que era escritor, no médico. Pensé que iban desterrarme de la mesa pero al final fue un intercambio para todos. Debo agradecer a Jorge y Arturo Quizhpe la invitación al evento y la confianza en la pertinencia de mi presencia en la agenda cultural del seminario, asñi como a Cléver Calle la coordinación de las actividades de prensa durante mi estadía.



En una hermosa casa de campo en las afueras de Cuenca, el contingente de especialistas de todo el mundo se dividió en grupos de trabajo para logar un consenso sobre las estrategias a la hora de abordar la problemática del abuso de medicamentos. Descripto de manera breve, el problema reside en que la producción y venta irracional de antibióticos por parte de los laboratorios con el único fin de lucrar, deriva en que las bacterias generen cepas resistentes cada vez más dañinas, que demandarán a su ve la creación de antibióticos más potentes. Y el proceso circular se iniciará otra vez. Sentado en una mesa con biólogos y médicos, mi opinión iba a estar necesariamente orientada al aspecto social de una campaña de concientización. En ese sentido, sugerí la utilización de campañas no convencionales contra el abuso de medicamentos que utilizaran canales de expresión amenos pero directos como el teatro, el circo y el arte callejero en general.


En la foto, Diana, estudiante de medicina de la Facultad de Cuenca, y algunas de las eminencias extranjeras que conocí en el evento, como Mary (REACT – Australia) y Otto Cars, de la Universidad de Upsala. Otto Cars ha realizado numerosos estudios que sugieren que la falta de control en el uso de medicamentos podría dejar a la humanidad en peores condiciones que en la etapa previa a la invención de los antibióticos. La organización del evento fue brillante. Es bueno ver que las fuerzas del mercado se encuentran con estas pequeños –pero grandes- engranajes girando en sentido contrario a la gran máquina. Acaso seamos justamente como bacterias resistiéndose a mal remedio del liberalismo económico absoluto en materia de salud.

sábado, 7 de junio de 2008

PRESENTACION DEL LIBRO Y MUESTRA DE FOTOS EN CUENCA


El Movimiento Mundial para la Salud de los Pueblos (MSP) había organizado la presentación de mi libro “Vagabundeando en el Eje del Mal” dentro de la agenda cultural del Seminario Internacional Sobre Resistencia Bacteriana, organizado conjuntamente por el MSP y el REACT. En la foto, durante la presentación, junto a Eduardo Espinoza, médico y luchador social de El Salvador, quien presentó en el mismo acto su libro “Relatos de la guerra”, en el que relata la guerra civil salvadoreña desde su privilegiado y propio punto de vista de médico de la guerrilla.


La Casa de la Cultura de la ciudad de Cuenca fue el lugar e la presentación del libro.


La muestra fotográfica itinerante en exhibición en la Facultad de Medicina de Cuenca.



Antonio Chacra compartiendo su rica exposición sobre los niños y la TV. Explicó como los niños de menos de 3 años directamente no disciernen entre lo que sucede dentro en la realidad y dentro del televisor´y, más preocupantemente, sólo alrededor de los 12 ños comienzan a entender que las publicidades no necesariamente dicen la verdad...


Nueva Edición del libro en Ecuador

"Vagabundeando en el Eje del Mal" acaba de ser publicado en Ecuador por el Movimiento Mundial por la Salud de los Pueblos. Es la primera vez que veo una de mis obras en un formato tan elegante, más acostumbrado a esos libros artesanales producidos en-ruta, con los que siempre he ganado mi pan mientras viajo. Llegar a la oficina del MSP en Cuenca, Ecuador, y ver esa pila de cajas que guardaban los 1000 ejemplares de mi libro fue un skock. Nunca había visto semejante cantidad de mis libros. Para resumir, la edición quedó tan bonita que me da lástima venderlos... Un agradecimiento a Jorge y Arturo Quizhpe y a Cléver Calle por la coordinación y realización de esta edición. Para comprar el libro desde cualquier parte del mundo visita mi TIENDA VIRTUAL

viernes, 6 de junio de 2008

STALIN Y BOLÍVAR TOMANDO VINO DE BOROJÓ EN EL AUTOBÚS A CUENCA…


Uno diría que el autobús que me llevó de Loja a Cuenca, donde continuaba la agenda e presentaciones trazada por el Movimiento Mundial para la Salud de los Pueblos, no transportaba maestros, sino personalidades históricas. ¿Fue acaso mi cansancio mental o la intención política de los bautismos ecuatorianos lo que me hizo pensar que Stalin venía por el pasillo sirviéndole vino de borojó a un Bolívar desparramado sobre un asiento que no se reclinaba? Pero así se llamaban estos maestros, Stalin y Bolívar. Desde el asiento trasero, otro maestro llamado Lenin, de la provincia del Azuay, me pregunta: ¿Entonces Usted estuvo en la zona de candela? En la foto superior, el dueño de un comedor en el que recalamos para abreviar un poco el viaje.

jueves, 5 de junio de 2008

COMPARTIENDO LA CALLE CON LA GENTE DE LA UNE


Las calles de la ciudad de Loja se vieron de pronto inundadas por delegados docentes de todas las provincias ecuatorianas, desde la selvática Morona Santiago hasta la insular Galápagos. En la foto superior, los compañeros de Esmeraldas. El ojo era un color que prevalecía…





Aunque Correa se refirió a la “larga y triste noche neoliberal”, los maestros temen que sus políticas educativas conduzcan a algo no muy distinto.




El mensaje, claro en las voces, pancartas y banderas….




Poco ha cambiado desde la inauguración de monumento…. La gente sigue protestando y pidiendo, a grandes rasgos, lo mismo.



Hasta los semáforos están en armonía con la marcha y –como no podría ser de otra manera- dan sus luces rojas.



miércoles, 4 de junio de 2008

DISCURSO DE CORREA ANTE LA UNE


En Congreso duró tres días. En el último, apareció Rafael Correa, rodeado por efectivos del GOE ametralladoras en mano, y dio un lago discurso, flanqueado por el Ministro de Educación. Los maestros estaban ansiosos por demostrar su repudio a la ley de municipalización, a la que interpretan como un paso previo a la privatización. En su discurso flotan mensajes tales como “con la firme convicción de luchar contra el imperialismo”. No dejó se citar a Gorki y, para compensar, al local Eloy Alfaro, diciendo que la educación laica no significaba ateísmo sino respeto a todas las posiciones ideológicas, guiño festejado por las monjas de la primera fila. Hay en su discurso algunas muletillas de propia invención: como “la patria nueva”, “la patria que ya es de todos”. Los maestros, igualmente, no dejaban de silbar cada vez que se pronunciaba el nombre de Vallejos, el Ministro de Educación, a tal punto que Correa empezó a nombrarlo una y otra vez sólo para divertirse. Correa intenta relativizar las cosas apelando a que “compañeros, no nos podemos quedar con reclamos económicos limitados a nuestro gremio, hay todo un pueblo”. Luego se reivindica: “no hemos pedido la perspectiva de la causa socialista”. Mary, la representante del gremio, pronto toma el micrófono: critica a Correa sin golpearlo, pero deja claro que rechazan la propuesta, y añade que los maestros: “son la reserva social y moral de este país”. Los milicos del GOE siguen con el dedo en el gatillo de sus armas las alternativas del debate. Los banderas con hoces y martillos no dejan de ondear, y contrastan con la revolución ciudadana de la que habla Correa, que parece más orientada a una especie de responsabilidad individual de los actos, a “reciclemos las baterías de nuestros celulares pero no molestemos a los empresarios que deciden las tarifas”. Correa insiste en que ahora, los maestros no tienen que preocuparse porque si hay diferencias, éstas son dentro de una misma corriente de izquierda, por lo que la lucha es de otras características. Termina con un “cuenten con nosotros maestros de mi patria, que nosotros contaremos con Uds”. No convence, pero carismático como es, se las ingenia para agradar hasta a sus enemigos. La respuesta de la UNE, sin emabrgo, se dilataría, pero se vería en las calles.

martes, 3 de junio de 2008

EL CONGRESO ANUAL DE LA UNE EN LOJA


Como parte del itinerario que el Movimiento Mundial para la Salud de los Pueblos había arreglado tanto para Antonio Chacra como para mí, ambos nos trasladamos en avión a la ciudad de Loja, al oeste de Guayaquil, para participar en el 27mo Congreso Anual de la Unión Nacional de Educadores. El avión era un simpático Fokker a hélice que se zarandeaba como si estuviera bailando una samba, pero que nos depositó de manera eficaz en la ciudad.







En el “Coliseo” como se conoce localmente al predio donde tuvo lugar el acto, el color rojo de las banderas de cada delegación regional se imponía con la fuerza de una sentencia. Cada bandera ostentaba la provincia de proveniencia de cada grupo: había represetantes de El Oro, Sucumbíos, Chimborazo, estaban los inconfundibles hijos de Esmeraldas, zona de población afroamericana, y hasta enviados de las Islas Galápagos. Abundaban las consignas progresistas como esa frase de José Martí, que dice. “Los sueños de hoy son las realidades de mañana”. Cada cinco minutos, se coreaba: “Adelante magisterio, unidos venceremos”. La energía y la cohesión son contagiosas. Pero sobretodo abundaba, apenas barnizada por la algarabía de toda masividad, la tensión previa al eje de todo el evento: la visita del presidente Correa y la intención de la UNE de mostrarle sus garras y dejar clara su negativa al proyecto de municipalización de la educación.



No había en el acto de Loja sólo gente del Ecuador, sino que delegados estudiantiles de Venezuela, República Dominicana, Chile y otras repúblicas americanas se mezclaban entre los incontables locales. La televisión precisamente a la pesquisa de estas figuritas difíciles. Aquí en la foto vemos a Antonio Chacra, con su pañuelo al estilo palestino, contar sobre sus proyectos pedagógicos. Hay que decirlo, Antonio lleva décadas de dedicación a la atención primaria. Es, como le escuché decir a alguien que lo conoce mejor, un gran profesional que supo estar en la barricada y cuya vida exhuma coherencia.



Debería tener fotografía de la presentación de mi libro ante en congreso de la UNE, pero la emoción de estar allí pudo más que mi espíritu documentalista. Sólo pude ver mi libro diez minutos antes de tener que presentarlo. ¡Y yo nunca había visto un libro mío hecho en imprenta! Desde al año 2000 que confecciono y vendo libros artesanales fotocopiados, así que imagínense la emoción. Me pareció oportuno explicar qué sentido le veía yo a presentar un libro sobre Afganistán en un congreso de docentes ecuatorianos. Si uno realiza un juicio apresurado puede hasta parecer fuera de lugar. Sin embargo, hoy día los imperios económicos han globalizado los males y las pestes, en las que el mercado prima sobre los derechos humanos más básicos. En ese contexto, el Eje del Mal que antes era Afganistán, puede en cualquier momento migrar a Venezuela. De hecho hace pocas semanas en Ecuador un maestro fue acusado de terrorismo por protestar contra la explotación minera en la localidad de Dayume (un cartucho de dinamitas apareció por milagro en su mochila). La gente entendió y asintió a esta propuesta de empatía defensiva: en cualquier momento nos puede tocar a nosotros. No podemos ser ajenos a la desgracia ajena. Hoy día se generalizan estereotipos de violencia sobre los países musulmanes, mañana podemos ser nosotros los caricaturizados. Más adelante, la gente aplaudió cuando referí la anécdota del campesino iraní que me nombró a Bolívar… Terminé leyendo la carta que un niño afgano llamado Dillawar escribió sobre la tierra (no tenía papel ni lápiz) a Bush, ue culminaba con la frase: “Sr. Bush, déme comida o déme bombas. Estoy esperando”. Después de la charla, un maestro de una de las provincias amazónicas abrió su agenda, me extendió una lapicera, y me pidió que escribiera un mensaje para su gente. Escribí: “dejo aquí el mensaje que los pueblos del mundo confiaron a este caminante: somos todos iguales y humanos”.



lunes, 2 de junio de 2008

LOS COMPAÑEROS DEL MSP DE GUAYAQUIL Y LA EFERVESCENCIA ECUATORIANA.



Guayaquil es el clásico caso de ciudad que sin ser la capital de un país es uno de sus nodos económicos. Mientras Quito es la capital administrativa, colonial y como encantada de esa paz serrana, Guayaquil siempre fue el puerto rebelde, progresista, y con un sentido de identidad vuelto hacia sí misma. En el contexto político ecuatoriano de nuestros días, es conocida como la ciudad de los pelucones, palabra inventada por el presidente Correa para referirse a los oligarcas conservadores. Obviamente, habría que ser poseedor de una frente demasiado angosta para interpretar que ese adjetivo es representativo de toda la ciudad, o de su espíritu histórico.
.

En el aeropuerto de esta ciudad aterricé, proveniente de una gélida Buenos Aires, para encontrarme con una temperatura local de 29 centígrados. En el aeropuerto me esperaban José Matías y Ricardo Ramírez, médicos ecuatorianos y miembros del Movimiento Mundial para la Salud de los Pueblos. También conozco a Antonio Chacra, médico argentino proveniente de Rosario, especialista en atención primaria y niñez, invitado a dar una conferencia sobre los niños y la televisión. Los tres salimos a cenar la primera noche al Malecón del Estero, hecho tristemente famoso por Jaime Gallegos Lara en su novela “Las Cruces sobre el Agua”, que retrata (exquisitamente, hay que leerlo) la revuelta de los panaderos de Guayaquil en 1922.



Los días que siguen visitamos distintos ámbitos de la ciudad, en particular la Facultad de Medicina. José Matías nos va presentando como “compañeros médicos extranjeros”. Entonces Antonio interrumpe para explicar que no somos extranjeros, sino latinoamericanos, y yo, para explicar que no soy médico, sin escritor. José Matías, hábil para las relaciones humanas, demora sólo un segundo en compensar a Antonio, y lo reivindica como “un compañero médico latinoamericano, que viene de Rosario, la ciudad del Che”. Esto hace que Antonio recuerde con melancolía que no podrá estar para la inauguración de la estatura al Che Guevara, la semana entrante, en Rosario.

Entramos en muchos recintos académicos, siendo siempre recibidos con manos tendidas, y escuchando siempre la presentación de José Matías, cada vez mejor entonada, casi heroica, en la que resaltaba que éramos latinoamericanos, aunque olvidaba por ratos que yo no era médico. Me acostumbré rápido y no me costó mucho poner cara de serio y omitir corrección alguna. Siempre hay que ser gentil y recibir las sorpresas y regalos de la vida: de pronto era un médico paseando por los pasillos de la Facultad de Medicina de Guayaquil.




Vamos en el auto de José Matías esquivando taxis Lada amarillos a los bocinazos. Como si fuera normal y sin desconcentrarse, se las arregla para conversar con nosotros y hasta reprocharnos siempre con esa amabilidad que le imprime su pausado acento cantado. “Mis alumnos me preguntan, ¿cómo hizo la Argentina para generar a alguien como el Che Guevara y luego no ser capaz de liberarse a sí misma? Tras visitar un Centro Médico de Especialidades patrocinado por el MSP, llegamos a la sede de la Unión Nacional de Educadores, donde nos esperan en los estudios de “Noti UNE”, donde tanto Antonio como yo contamos nuestras experiencias, él sobre sus charlas sobre niñez, yo sobre el libro que he venido a presentar.



Por la noche sigue nuestra tertulia, acompañada por mariscos y jugo de sandía, algo bien del Guayas. Antonio y yo estamos de acuerdo en que hay en el aire una efervescencia, un optimismo, como en la Argentina de los años 70. Claro, hacemos el reparo de que Correa, el presidente ecuatoriano, tiene rasgos de autoritarismo. Los locales, tan esperanzados como analíticos, explican su posición: sería antidialéctico no pensar que Correa puede avanzar y dejar de rendir pleitesía al sector privado. En especial, no se entiende como Correa proclama ser de izquierda mientras sigue dando licencias a emprendimientos mineros extranjeros. Hace poco la policía reprimió a los pobladores de Dayume, movilizados para protestar contra las minerías en el mismo día de la visita de Correa a esa localidad. A un maestro le pusieron dinamita en su mochila para luego acusarlo, proverbialmente, de terrorismo. La contradicción entre las nuevas izquierdas latinoamericanas a este nivel es lamentable, y traiciona la efervescencia de quienes realmente quieren introducir cambios. Acaso la realidad la agenda de la clase política se parezca más al jugo de sandía que bebemos…

domingo, 1 de junio de 2008

EL MOVIMIENTO MUNDIAL POR LA SALUD DE LOS PUEBLOS Y EL ACRÓBATA DEL CAMINO


El Movimiento Mundial para la Salud de los Pueblos (MSP) es una organización que nace en el año 2000 para nuclear a todos los activistas de la salud del planeta que, decepcionados por la falta de compromiso de los gobiernos y de la OMS con la declaración de Alma Ata de 1978 (en donde se prometía “salud para todos en el año 2000”) decidieron formar su propia asamblea. “Salud para todos y todas ahora” fue la consigna que convocó en diciembre de 2000 a 1500 delegados de 75 países en la I Asamblea Mundial de la Salud de los Pueblos, en Dhaka, Bangladesh. Había representantes de organizaciones de base u organizaciones que trabajaban de cerca con comunidades pobres y marginadas, profesionales de la salud, académicos/as e investigadores/as y activistas sociales.


La Asamblea aprobó una Declaración para la Salud de los Pueblos, y a seguido dio bases para la constitución del Movimiento Mundial para la Salud de los Pueblos, una coalición de organizaciones de la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, activistas sociales, profesionales de la salud, académicos e investigadores que respaldan la Declaración. El MSP se crea con el objetivo de reestablecer el derecho a la salud integral y el desarrollo con equidad como principales prioridades en las políticas de salud a nivel local, nacional e internacional.


En enero de 2008 tomé –casi accidentalmente- contacto con el MSP mientras pasaba por la ciudad de Cuenca, Ecuador, donde funciona la filial latinoamericana del movimiento, y fue también sede de la II Asamblea Mundial de la Salud de los Pueblos. Hubo una afinidad casi instantánea en múltiples cuestiones, y tras un breve intercambio de correos electrónicos, el MSP decidió, un par de meses atrás, hacer una tirada de 1000 ejemplares de mi libro “Vagabundeando en el Eje del Mal – Redescubriendo Irak, Irán y Afganistán a dedo”. Para mi sorpresa, cubrieron los gastos del viaje en avión para que pudiera presentar el libro y una muestra de fotos asociada en diversos eventos relacionados con las actividades del MSP. A continuación, una reseña de todo lo vivido en esa singular gira por el Ecuador.