domingo, 20 de mayo de 2007

Kat: autobuses de colores, calamares gigantes y la expedicion a Microwave.




Uno de mis modelos de viajero moderno fue Kinga Freespirit, una muchacha polaca que durante 5 anios viajo a dedo alrededor del mundo. Durante la primera mitad del 2006, habia seguido atentamente su viaje por Africa atraves de su pagina http://www.kingafreespirit.pl/ . Kinga habia conocido otras tres viajeras: sus nombres eran Kati, Aknes y Rebeka. Leyendo los relatos del viaje de las cuatro por el desierto de Mauritania y Burkina Faso me habia venido el deseo de algun dia conocer en persona a las viajeras. A Kinga la habia conocido en Polonia, en el 2005, y no la volveria a ver. En junio del 2006 habia enfermado gravemente de malaria, falleciendo una semana mas tarde. Ahora, Aknes y Kati habian coincidido en Tailandia. Habiendo los tres conocido a Kinga, no dudamos en encontrarnos.

A decir verdad, la llegada de Kati era tambien esperada por todo el circo como si fuera Papa Noel. El motivo, es que Kat habia decidido deshacerse de una serie de viejos disfraces de circo. Los traia en una bolsa. Incluso Raffi dejo de tocar el violin cuando Kat llego con el voluminoso saco y lo salto sobre el pavimento de Tha Pae Gate. Alli habia todo desde zapatos de payaso hasta chaquetas de tuxedo. Un encargo especial desde New York, tambien estaban alli mis pois, los que intentare aprender a girar. Junto a Kat llego tambien Aknes, la chica francesa que viajaba por Africa con un camion, en el que llevaba un castillo inflable que se habia robado del McDonalds porque pensaba que haria mas felices a los ninios africanos que a los malcriados ninios europeos. Por una alineacion cosmica, el encuentro entre Aknes y Kati – en un festival en Mali- se habia producido exactamente un anio atras. Estaba agradecido de haber tropezado en la vida real con estas personas cuyo vagabundear me habia primero resultado interesante por internet.

El primer tema obligado de conversacion con Kast fue Kinga, su sensibilidad, el amor que la desbordaba cuando viajaba por cada criatura que conocia a su paso, su tolerancia. Kat relato la historia de Kinga a Manu Chao, con quien tiene cierta amistad, y luego de escuchar la historia atentamente, en el lobby de un hotel caro, parece que Manu Chao derramo parte del vino tinto de su copa en la alfombra roja, como si se lo ofreciera a la Pachamama, y dijo: “Por Kinga!”. Kat siempre ha vivido en el camino. Empezamos hablando de Kinga pero pronto no queria dejar de escuchar sobre sus propias andanzas. (Pueden leer la pagina de Kati, que es www.katwise.com)

Viajando desde sus quince anios, se puede dar el lujo de incluir en su biografia haber andado de gira con los Grateful Dead, conocido a Ken Kesey, y haber sido propietaria de su propio autobus escolar pintado segun los canones psicodelicos, el que compro por $500 y vendio por E-bay en $10,000 a la esposa del presidente de Coca Cola, de quien ahora es amiga! Kat habla perfecto espaniol, si se le pregunta por su casa, la respuesta sera “Nueva York, y Banios, en Ecuador”, donde pasa varios meses al anio. Ha viajado a dedo por mas paises de los que recuerda, con cierta predileccion por los destinos exoticos que le combina muy bien.

Es entendible que para mucha gente Tailandia misma sea un destino exotico, pero para Kat y para mi es algo asi como lo mas cercano a Occidente que imaginamos, repleto de turistas, y tan facil de viajar que no nos motiva en absoluto. Nos la pasabamos hablando de Mauritania, Ecuador, Afganistan, de la posibilidad de hacer dedo a Groenlandia, etc. Por amor a la ruta, sin embargo, decidimos salir de Chiang Mai con cualquier destino. Llevaba semanas con el circo en Chiang Mai, era momento de tomarme un descanso y volver a mi elemento. Pronto estabamos en la ruta, compartiendo la ruta. La ruta, no es algo facil de compartir. Es faicl viajar con alguien, pero de alli a estar sintiendo el camino de la misma manera hay abismos de distancia. Entonces Kat me conto de los calamares gigantes. Parece que hay una especie muy extrania de calamares, tan erratica que hasta poco se dudaba de su existencia real. Pueden tener el tamanio de un casa y vivir mas de cien anios. Estos calamares son tan raros que aveces pasan decadas navegando a profundidades insondables sin cruzar un ejemplar del sexo opuesto. Cuando esto sucede, la evolucion los obliga a hecerse cargo de las presencia del otro…

Poco nos motivaba al mirar al mirar el mapa de Tailandia. Pero para algun lado habia que arrancar, y pusimos el ojo en la region fronteriza con Burma, al oeste de Chiang Mai. Mirando el mapa con atencion, detectamos algo increible. Habia una aldea que se llamaba “Microwave”, literalmente “Microondas”. Sin poder creerlo, dirijimos hacia alli nuestros pulgares. En el camino fuimos hospedados en un centro de meditacion por un monje budista israeli que vivia desde hacia anios en Tailandia. Pasamos la noche en comodos bungalows. Por la maniana nos despedimos, mientras el explicaba a un pequenio saltamontes que la mesa del desayuno no era simplemente la mesa, sino que encerraba todo el cosmos. Yudi nos parecio un monje extranio que hablaba hasta por los codos, un tanto proselitista. En el segundo dia de viaje llegamos a Microwave, para descubrir que una torre con antenas y parabolicas habia sido instalada en las cercanias, y el pueblo habia sido rebautizado. Como los locales, de la etnia “mong”, eran mas gruniones que hospitalarios salimos de su aldea tan pronto como pudimos, hacia Pai, donde estaba toda la juventud mochilera Lonely Planet, a estas alturas del viaje un tanto deprimente.

En Pai nos dimos cuenta de la ironia de habernos conocido en Tailandia. “Que desperdicio!” –decia Kat. Era verdad! Con todos sus placeres, Tailandia nos parecia el lugar mas aburrido para dos viajeros con debilidad por los desafios. Si nos hubieramos conocido en Medio Oriente, donde cada rincon del mapa esconde sorpresas y exigencias, en algun sitio cerca de Yemen o Etiopia. Al menos Marruecos. Pero no, estabamo en Tailandia y habia que aceptarlo. Tirada en la hamaca, Kati se reia del libro que leia, un comnpilado de relatos escritas por mujeres viajeras, donde las autoras narraban con tono de Indiana Jones la compra de un medicamento sin receta en India o la navegacion del Mekong en Laos. “Prefiero estar con gente que no viaja a estar con gente que se piensa que viaja” – y concordaba con todo mi corazon.

POR LAS MONTANIAS Y LOS RIOS DE GEORGIA (Una manera distinta de decir Hola!)




Fotos: El Canvas Cafe, nuestro cuartel en Chiang Mai, Tailandia. La vieja Vespa de la duenia del hostal.
Chaning y Rocio, que se habian quedado en Laos haciendo funciones con un circo local, llegaron finalmente al Canvas Café. El reencuentro entre Chaning y Raffi fue digno de dos almas rematadamente lunaticas. Empezaron por hacer brindis que habian escuchado en Georgia. Raffi me habia contado con nostalgia sobre estos brindis, donde los hombres con su copa de vodka en mano brindaban por las montanias de Georgia, y luego de rellenar el recipiente extiendian el brindis a cada caracteristica geografica….por los rios de Georgia, -que son los mejores para la pesca, asegura un coro de rumores- por las mujeres de Georgia –y el coro habla de que son las mejores madres, las mas fertiles-. Luego de horas se terminaba, predeciblemente, brindando por los buzones y los postes del telegrafo de Georgia. A seguido, Raffi y Chaning, que estaban en el pavimento, se pusieron de pie y comenzaron a perseguirse y a patearse el trasero mutuamente, ante la curiosa mirada de los vendedores tailandeses de la feria vecina, que ya a esas horas empacaban sus mercaderias. Al alcanzarse, se enredaron enun duelo de pedos, que duro hasta que Rafii tomo un palo del suelo y, usandolo como baston, pretendio ser una babushka, poniendose un paniuelo en la cabeza. Chaning, por su parte, simulo quebrarla a patadas. Tal era la manera de mis amigos de decirse “hola! Como has estado?. Mientras todo eso pasaba, el violin yacia en el suelo, en medio a una ronda de lunaticos conocidos y extranios, rodeado de botellas de whisky barato y latas de cerveza, constelaciones que solo se ven desde tierras a las que se llega caminando sobre las palmas de la mano, y con la ropa agujereada.

Fue muy comico, a la maniana siguiente, despues de tal espectaculo de libre albedrio, escuchar a Johnnie y a Chaning considerar seriamente la posibilidad de tocar para el rey de Tailandia, quien al parecer es un experimentado saxofonista. La carta pidiendo la adiencia debia ser escrita siguiendo no se que protocolo y en un idioma que nadie hablaba. Naturalmente, era un proyecto que se iba a hundir por su propio peso, y en todo caso, el rey de Tailandia me parece mas un homicida que un tipo macanudo. Eso si, un despota cool !

Al poco tiempo se hizo una fiesta en el Canvas Café, y esa fue la primera ocasion en que hice algo con el circo, a saber, una lectura de una prosa media surrealista escrita en Laos bajo el efecto de una incorrecta dosis de la medicacion contra la malaria. “Circos en la oscuridad” se titula, y esta en este mismo blog, mas abajo. Durante el dia, amigos que conociamos en las funciones pasaban a saludar, algunos de ellos tambien artistas de circo. Philips, el aleman, por nombrar a uno, se empecinaba en hacer rodar una moneda de un euro sobre un parasol. De todas maneras, prontos todos nos mudamos a la casa de Jerry, un filantropo norteamericano exiliado trabajando por los refugiados de Myanmar. La casa era grande, con cuatro habitaciones y jardin: la tribu estaba comoda.

CHARLAS SOBRE EL PAVIMENTO EN CHIANG MAI CON EL CYCLOWN CIRCUS




Fotos: Raffi el violinista y su instrumento, acostumbrado a constelar con botellas de whiskey sobre la calle y, en selectas ocasiones, incluso con partituras.
Por varias semanas me levante con el contrabajo de Johnnie y el violin de Raffi amortiguando el regreso a la vigilia. Por las tardes dedicaba a vender “La Harmonia del Caos” por un par de horas, como para pagar la comida y el alberuge, y luego a seguir escribiendo “Vagabundeando en el Eje del Mal”, mi nuevo libro en proceso. Por la noche, invariablemente terminabamos en Tha Pae Gate con el circo, charlando con los co-soniadores o curiosos que cada noche deparaba. Cuando la musica se acababa terminabamos todos sentados en el suelo eskabiando con botellas que salian de bolsas de plastico como las flores en primavera. Y era primavera todo el tiempo.

En esas rondas en el pavimento se hablaba de que alguien habia dejado un cello en Estambul porque no era bueno tocandolo. El abandono de instrumentos musicales es algo terrible, dice Michelle, es solo una cuestion de compromiso. Cuando Michelle conocio a Raffi este apenas podia sostener el violin en la posicion correcta y hora parece que le va a sacar chispas. Alguien acoto que habia una diferencia entre los campesinos chinos que trabajaban en los arrozales y nosotros que nos paseamos con un violin al hombro tratando de entender la humanidad. Truth is beauty, beauty is truth. Y aun asi, la gente que sera tocada por el impredecible fin de la avalancha que desatamos cada vez que hacemos que alguien cuestione la realidad seran siempre desconocidos para nosotros. Siempre hemos estado, desde Diogenes en adelante. Alguien ha abierto un espacio “warehouse” en Minneapolis, donde esperan que se hable solo espaniol. Raffi dice que tiene fiaca de hacer yoga, solo quiere tocar musica 8 horas por dia. Apostabamos, si mal no recuerdo, a cual de los travestis de la esquina seria levantado primero. Quizas cuando tenga 40 anios –dice Raffi- tenga ganas de tener una casa y dejar de viajar. Johnnie, que tiene 44, se le rio y le dijo: no! cuando tengas 40 vas a querer seguir vagabundeando por este planeta como yo. Raffi cuenta como cuando cruzan los paises en bicicleta el se tienta de frenar a hacer musica en cada estupida aldea que aparece en el camino. Johnnie dice que siempre el es quien entra primero en los cafes o cantinas para ofrecer su numero. Un hombre prolijo con su contrabajo, inspira respeto que ciertamente no aciertan a inspirar Channingy Raffi, que mas que otra cosa parecen dos punkies con sus instrumentos quien casi siempre son hechados a patadas.

CHIANG MAI: ARENA PARA NUESTRA PINTORESCA MARGINALIDAD


Foto. Foto prestada de la pagina de los Cyclowns. El circo en plena accion . Para la policia, una amenaza a la civilidad.... alegria sin codigo de barras.
Unirse a un circo es algo que uno debe hacer al menos una vez en la vida – habia dicho mi viejo amigo Matias por mail cuando le comente los planes. En Chiang Mai ccomenzaria a tramitar ese pasaje, de viajar solo a formar parte de una caravana de exiliados. Primero, la primer dificultad que encontraria seria que mientras que el circo se encarga de presentar a la audiencia material explicito, la poesia trata de sugerir para que el receptor evoque. La palabra es un artificio magico, un hechizo, que evoca. Magia explicita, magia implicita. Presentar poesia en el escenario iba a tener sus dificultades que me exigiria ajustes.

Pero por el momento habia llegado a Chiang Mai con la mochila y estaba buscando al circo. Chiang Mai me parecio muy insulsa al comienzo, no podia creer que la gente iba alli. Esta bien, esta lleno de templos, pero calculo que nadie visita mas de cuatro templos sin sentir que luego son todos iguales. Pero los turistas estaban alli y era un buen sitio para artistas callejeros como nosotros para hacer dinero. Con el tiempo, creo, incluso le ibamos a tomar algo de carinio. El encuentro con el resto de los chicos del circo, a quienes habia visto por ultima vez en Octubre de 2005 en Turquia, se produjo en la Thai Pae Gate, donde todos los dias a las 8 pm hacen su show. Alli estaban Johnnie, el contrabajista de Minneapolis, Shanty, clarinetista y muy apto a la hora de hacer malabarismos con pelotas de ping pong usando solo su boca, Raffi, el violinista, y Janine, que hace algo de magia, trompeta, y marionetas. Los chicos sabian que yo estaba en camino, pero no tenian ni idea que pensaba unirme al grupo. Se estaban quedando en el Canvas Café, donde la duenia era una pintora que los dejaba quedarse gratis por un tiempo. “Pero ese tiempo ya esta pasando” – me dice Johnnie “ese es siempre el problema con nosotros, siempre nos prestan casas por un tiempo y ese tiempo siempre llega a su fin”. Para no complicar su situacion mas decidi pagar por mi habitacion en ese mismo hostal. Nos quedariamos alli mucho mas de lo previsto, y las calles de Chiang Mai se volverian tan conocidas como las de la propia ciudad. Cada noche, el area cercana a Thae Pae Gate se volveria una arena para relucir nuestra pintoresca marginalidad, una arena donde conocer otros viajeros que atraidos por el singular espectaculo brindado por las mutantes bicicletas, por el contrabajo de Johnnie y el el violin punkie de Raffi…

LLEGADA A TAILANDIA - DE MOCHILERO Y EN AUTOSTOP






Tailandia debe ser uno de los paises mas faciles del mundo para hacer dedo. En la frontera me demoraron un poco del lado de Laos. 


Pocos mochileros de viaje por Tailandia conocen el secreto: este país es un paraíso para viajar haciendo autostop. Ingresé a Tailandia desde Laos por una frontera poco usada, por la ruta que llega desde Pak Lay. Primero pensé que habia un problema, pero luego me di cuenta que el oficial de frontera laosiano no tenia ni idea como proceder con un visitante extranjero, porque dudo que los turistas usen esta frontera muy seguido. 

Del lado tailandes la ruta era como las que me gustan: asfaltada pero angosta, y con una linea amarilla en el medio. Como siempre, o mas bien peor que siempre, no tenia ni idea dónde estaba yo o Chiang Mai. Al primer conductor que le pregunte por Chiang Mai pego un salto. Eso esta a 500 km. ¿Pero para donde? No, no, tenes que ir an autobus..y las estupidas charlas de siempre… Cuando llegue al primer lugar donde la ruta se dividia en dos, comence a navegar con el sol como Gaboto, tomando la ruta que iba hacia el oeste, porque sabia que Chiang Mai estaba hacia el noroeste de donde yo estaba. No sabia mucho mas…

En el primer pueblo que cruce una mujer de una estacion de servicio hablaba ingles (pronto me daria cuenta que casi todo el mundo) y me mostro una hoja de ruta de Tailandia…todo lo que necesitaba. La copie en un papel y sali. Comence a viajar muy comodamente en la caja de diversas pick ups Toyota ultimo modelo, que abundan en este pais. El ultimo de los conductores del dia era un policia turistico de Bangkok que me dejo acampar en el jardin de su casa de vacaciones, y pase toda la noche tomando whiskey con el susodicho y su familia.

PAK LAY: BANDERAS COMUNISTAS CON ACENTO FRANCÉS

                    



Pasaron dos semanas hasta que Chaning y Rocio del Cyclown Circus hicieron su morosa aparicion en Luang Prabang, Laos. Resulto que ni bien cruzaron la frontera desde China, un dia despues que yo me aburriera de esperarlos, se encontraron por total casualidad con un circo local. El circo local constaba de 25 artistas que viajaban hacinados en un camion, transportando consigo escenario, iluminacion, instrumentos, etc. En cada pueblo donde montaba su tienda, el circo anunciaba orgullosamente la presencia de dos “falangs” (extranjeros) entre la tripulacion…Era una oportunidad unica para ellos, la de viajar con un circo asiatico, por lo que acordamos que yo siguiria viaje hacia Chiang Mai, donde el resto de los Cyclowns llevaba un mes trabajando. Ellos llegarian un par de semanas mas tarde.


Es enero de 2007. Dos calendarios en el cesto y sigo viajando. Sali hacia Tailandia por una via no ortodoxa, la ruta que va hacia Sayanbuli, Pak Lay, etc, recientemente abierta al turismo. La “Route 4” resulto tener mas transito del que esperaba, y pronto estaba en Sayanbuli. El camion que me transportaba cruzo el Rio Mekong en un ferry deecorado con la hoz y el martillo. Estamos, despues de todo, en la Republica Democratica de Laos!!

En Sayanbuli intente alojarme en un monasterio. Los monjes primero dijeron que si pero despues vino no se que botonazo que era profesor de ingles y salto con la letra de la ley, que la policia podia venir y qiue yo no estaba registrado. Suficiente para demostrar lo inefectiva que se ha vuelto toda institucion religiosa a la hora de la prueba empirica. Igualmente los novicios –ninios que practican para monjes- estaban entusiasmados y aparecieron con un libro de ingles y me pidieron que lea las frases en voz alta pra aprender la pronunciacion. El botonazo no tuvo inconvenientes en que me quedara un rato a entretener a los ninios envueltos en sus tunicas naranjas, y empezo la clase…Algunas frases no me parecieron muy adecuadas para enseniarles a los monjes, sobre todo, una que decia: “The beautiful girl is wanted by a youngman” (La hermosa chica es pretendida por un joven muchacho) Tranquilo, Buda, no te pongas cachondo que la idea del desapego a las cosas materiales fue tuya.


Camino a Pak Lay, vi un elefante usado por su patron para cargar la leña cortada en el bosque. En Pak Lay, junto al rio Mekong, sobreviven algunas casas coloniales francesas, pero al reves de Luang Prabang, no hay ningun turista para registrarlas. En el “Bureau de Finance” (todos los carteles estan en frances) juegan a las bochas. Es algo hermoso que en los bureau de finanzas se juegue a las bochas. Uno de los hombres me pregunta si hablo aleman. “Yo vivi en la DDR tres años- me dice. Junto al rio Mekong, no muy lejos de una bandera roja con la hoz y el martillo, un hombre de Laos me hablaba de la DDR. El universo se habia enloquecido. En un restaurant donde comi, la anciana propietaria me despidio: “Merci Monsieur!” Si, el universo habia enloquecido. No dejaba de sorprenderme que la historia universal hubiese dejado que el comunismo y el idioma frances se filtraran hasta las entranias de esta. Selva. Faltaba un Citroen Avan Traction 1935 levantando polvo en la carretera sin asfalto, pero ese pasó solo en mi mente.


En Pak Lay abandoné mis zapatillas con las que venia pateando desde Egipto. Estuvieron en Irak, Irán y Afganistán…y ahora al innoble ciclo de la basura. Si hubiera tenido una “Maga” que me inspirara me hubiera deshecho de ellas de una manera mas poetica… No queria aparecer muy rotoso en la frontera, porque habia escuchado unos casos en que le han pedido prueba de fondos a extranejeros muy hippones. Asique en Pak Lay lave mi ropa, me ate el pelo, y hasta se puede decir que me emprolije, solo para cubrirme de polvo en 5 minutos a la mañana siguiente con el primer camión que pasó en sentido contrario. Predeciblemente, cuando llegue a la frontera, parecia salido de uno de esos retratos color sepia de los años 20.

sábado, 19 de mayo de 2007

CAMINANDO POR LOS SENDEROS DE LAOS



Las cajas de las camionetas, en Argentina o Laos, están presentes. Lindo palco para obervar pasar los bosques tropicales laosianos.




En Pak Lay descubrí que los empleados del "Bureau de Finnance" jugaban a las bochas, que en realidad era un juego similar llamado "petanque" heredado de los franceses.




Niebla y camino. Temprano a la mañana, a la ruta.



Un obrero de vialidad sonríe al ser fotografiado con su obra de fondo. ¿Por qué no pensar que es también su obra? Aunque haya nacido en los planos de un ingeniero.


Antena parabólica y choza tradicional sobre palotes.




Campesinos embolando maiz junto a los camiones preparados para transportarlos.



Curioso tiipo de surtidor de nafta presente en todo el Laos rural.



La peonada espera sobre un viejo camión Hino ser llamada para su turno.