martes, 17 de abril de 2007

EN LUAN PRABANG, LAOS, LA TIERRA DONDE SE ESCUCHA CRECER EL ARROZ



¿Que espera a quien viaja por Laos como mochilero? Laos es un pais tan tranquilo que el escritor John Steinbeck una vez anoto: “La gente en Camboya ve crecer el arroz. En Laos, la gente lo escucha crecer”. Y la comparacion tiene sentido. Al contarles que Laos es un pais tranquilo, siento que no transmito nada esa tranquilidad. Quizas me acerco mas a la idea si digo que no importa donde unon vaya en Laos, siempre parece haber cerca un campo de arroz, bananos, o lisa y llana jungla. Ningun pueblo es lo suficientemente grande para minimizar el paisaje natural que lo circunda. Luang Prabang, adonde llegue al dia siguiente de dejar la frontera, es uno de los centros turisticos de Laos. A pesar de la gran cantidad de mochileros que caminan por la calle, el pueblo tiene lo suyo. Cantidad de templos, vegetacion tropical mezclada con enormes maisones francesas de la epoca en que esto era la Indochina Francesa, y…lo mejor…baguettes! No comia pan frances desde hace meses…






En Luang Prabang pronto me hice una rutina que me sentó comoda. Tome una habitacion de cuatro dólares al dia. (Hay varias posadas en este rango de precios en el boulevard junto al río). Dedicaba así un par de horas al día a vender mis libros en los cafés y financiar así mis gastos del dia.  Asumí casi sin bucarlo una rutina de bon vivant, de dandy tropical. Cada mañana me levantaba temprano, desayunaba un licuado de banana en los puestitos junto al río Mekong, y salía con mis libros bajo el brazo. Mientras que en Kunming, el reducido turismo solo me permitia vender 2 o 3 libros al dia, en Luang Prabang me permite vender cinco o seis, lo que equivale a unos 25 dolares al dia, que es mucho mas de lo que necesito gastar. Hacía una pausa para almorzar una suculenta baguette por unos 10,000 kips, aproximadamente un dólar, y continuaba socializando ligeramente bajo el agradable. Lo mas interesante de salir a vender mis libros es la gente que termino conociendo.




El primer dia, por ejemplo, termine tomando una cerveza con la nieta del ex presidente chileno Allende. Se llamaba Maureen, y viajaba con dos amigos chilenos mas. Es bizarro, poco despues de la muerte de Pinochet… Su bisabuelo, como para confirmar el pedigree, habia sido el fundador del Partido Comunista de Chile. El segundo dia conoci a Kath, una de las organizadoras del Bummit, el evento anual en que 100 personas viajan a dedo a los paises del Este desde Inglaterra para juntar fondos para orfanatos, etc.





Por sobre todos estos encuentros, hay uno que fue más significativo. Me refiero a la tribu Poi que conoci por las calles de Luang Prabang. Los ‘poi” son unas sogas que en la punta tienen una pelota, y se rebolean en un millon de sentidos y angulos posibles. Otra manera mas de jugar con el movimiento. Se me dio en pensar que era en un nivel microcosmico lo que desde anios hago con el autostop, es decir, sumergiendome en el moviemiento. No hay manera de relatar en una ordenada prosa los dias compartidos. Por suerte, la combinacion de hierba con una accidental sobredosis de medicacion para la malaria me dejo viajando por varios minutos en los que me inspire, y aca abajo comparto con Uds ese escrito. (ver articulo "Circos en la oscuridad")


Poco antes de Navidad conoci a Harver, un frances radicado en San Fransisco que insistia en que todos nos debiamos disfrazar de Papa Noel en la noche del 24, y luego salir a emborracharnos por las calles para cometer algun vandalismo menor y mostrar nuestro disgusto por la comercializacion de la Navidad. Dice que en S.F es un evento clasico ya. Me gusta su teoria de que los norteamericanos son “over achivers”, en fiestas, guerras, festivales, etc. Se aplica tambien a las “tall bikes” del circo… Conoci gente de la Isla de Man, y tambien un libanes radicado en Australia quien me ensenio a escribir en arabe, o al menos me explico el alfabeto, el que dominaré luego de trescientos anios de estudio. Tambien conoci a Stephanie, su Pecosa Majestad de Sydney, pero esa es otra historia. Solo diré que tiene un auto, si se puede llamar asi a un Subaru modelo 83 que se llama Jeff, con el que tiene una relacion amorosa.

domingo, 15 de abril de 2007

LA RUTA DESDE KUNMING (CHINA) A LAOS


 
Pablo se tomo el tren a Shanghai, y poco despues me di cuenta que era la primera vez en este viaje que habia tenido un compañero de viaje por mas de un mes. Con Chaning y Rocio iniciamos juntos nuestro viaje a Laos. Como ellos viajaban en bicicleta y yo a dedo, acordamos en puntos intermedios en los que encontrarnos. Al fin, estaba en la ruta con el circo! El primero de estos puntos de encuentro era un pueblo solo a 20 km al sur de Kunming, pero siendo que habiamos salido a las 4 pm, no se podia pedir mas. Encontrarnos no fue un problema, y juntos buscamos un sitio donde armar campamento, que termino siendo la calzada de una autopista en construccion. Al dia siguiente, los tres, hicimos dedo en un infrucuoso intento de que algun camion llevara a todo el conjunto, es decir, nosotros tres y las dos super bicicletas del circo.Obviamente tuvimos que separarnos Como suele suceder con el circo, las separaciones son siempre un parentesis que ni Dios sabe cuando se cerrara… Ellos iban a vivier su propia aventura antes de volver a encontrarnos….


                            
Por mi parte, sin mucha dificultad llegue a Jinghong, no muy lejos de la frontera con Laos, en la region de Xishuanbanna, famosa por la densidad y diversidad de grupos etnicos alli presentes. Estos grupos tienen mas en comun con los grupos Thais y Lao que con el resto de China. Pase cinco dias en Jinghong, vendiendo libros en el Mei Mei Café, donde lo mas divertido que escuche es que hace poco un coreografo fue enviado por el gobierno de Pekin para rediseñar los bailes tradicionales de las minorias etnicas porque eran demasiado aburridos para ser explotados turisticamente. No me dediqué a caminar por las colinas vecinas en busca de las aldeas de estos grupos etnicos. Al llegar al Sudeste Asiatico, y el lector avisado se habra ya dado cuenta, mis prioridades han cambiado. No exploro más que aquello que me pasa por delante de los ojos. He comenzado a trabajar en un nuevo libro sobre el viaje por Iraq, Irán y Afganistán. La version callejera de este libro deberia estar lista en un par de meses, y será aquel libro que vendere en las calles y cafes para sobrevivir. Ampliar ese libro para presentarlo a una editorial sera el proximo paso a seguir, aunque aún estoy lejos del mismo. Cuando antes tenga mi libro listo, al menos en su version callejera, mas pronto podre unirme al circo en cuerpo y alma.


Cruce la frontera en Mengla. El viaje hasta alli fue puramente en caminoes chinos Dongfeng, por rutas de mala calidad desde donde no obstante se veia los pilares de hormigon de una inmensa autopista en construccion. Afuera de la aduana China una mujer me cambia 50 euros por unos 633.000 kips de Laos, una pila de billetes que hincha mi mochila de frente, siendo que el billete de mayor denominacion que recibi era de 5.000 kips. Me senti como si acabara de robar un banco! La mujer que sella mi pasaporte me indica la direccion en la que debia caminar con el indice, y dice: “Lao-wo” es decir, Laos! Un nuevo pais en este periplo.

 


Acampé dos dias al costado de la ruta, junto a unos camioneros que me alimentaron, esperando ver a las bicicletas de Rocio y Channing aparecer en el horizonte. Es que esta vez, el acuerdo habia sido asi de simple. Yo cruzaria la frontera de Laos y me sentaria sobre la banquina derecha a esperar al circo, tarde o temprano, aparecerian por la ruta. Pero pasaron tres dias, y nada. Era quizas el sitio mas aburrido donde esperar, una frontera con un par de puestos de comida y un monton de obreros chinos construyendo tinglados… Cuando me aburri de mirar las lineas blancas de la carretera decidi adelantarme hasta Luang Prabang, agarrando viaje en el Mitsubishi 4x4 de un chino que iba hasta Vientianne, la capital. Hicimos noche en Udumxoi, en un hotel regenteado por chinos, que era el sitio mas impecable en el que he estado por meses. Camino a Luang Prabang, tuve la oportunidad de hechar un vistazo al Laos rural que esta vez no planeaba explorar. Las aldeas que se agrupan junto a la ruta consisten en su mayoria de chozas de paja construidas sobre palotes para separarlas del suelo que se inunda en la temporada de monzones. Sus habitantes pasan el tiempo que no emplean en cuidar sus cultivos alrededor de un fuego con sus familiares y amigos, fumando y tomando un licor destilado de arroz conocido como lao-lao. 




jueves, 5 de abril de 2007

KUNMING: EL REENCUENTRO CON EL BIKE CIRCUS.










Foto 1: Chaning, el acordeonista de los Cyclowns, con Bo, nuestro amigo de Kunming. Foto 2, Rocio y Chaning en el escenario del "Speak Easy" Bar en Kunming, China. Abajo, una foto del centro de Kunming.

Kunming es otra inmensa ciudad china con enormes torres de vidrio, McDonalds, y algunos barrios tradicionales que gradualmente son demolidos para dar paso a la prolijidad del progreso… El clima, sin embargo, era perfecto, un cambio agradable de la niebla de la provincia de Sichuan. Por algo Kunming es conocida como la ciudad de la eterna primavera.

Me esperaba Bo, miembro local de Hospitality Club. 24 anios, recien recibido de medico, y poco orgulloso possedor de un puesto en la oficina de ventas de Siemens, division Soluciones Medicas. En pocas palabras, vende equipamiento de rayos X, y aunque tiene un buen salario se siente desatisfecho por no estar ayudando a la gente sino a una multinacional. Es el primer chino que conozco que no se come el verso de la carrera de ratas, ya que en esos dias meditaba la posibilidad de patear todo a la mierda. Era cristiano convencido. Segun el mismo, lo que le impresiono del cristianismo fueron las palabras de Jesus: “Yo soy el camino, la luz y la vida”. “Ni siquiera Mao dijo jamas esas palabras. O el tal Jesus estaba loco o sabia lo que decia.” – me dice.

Mi idea original era qudarme por unos dias solamente. Pero el destino tenia otros planes. (Los primeros planes del destino fue que yo me agarrara una gripe que duraria una semana) Por mail me habia enterado que Rocio y Channing, dos de los integrantes del Bike Circus, estaban de paso por Kunming, viajando hacia Laos, intentando reunirse con el resto del grupo que ya estaba alli. Antes de que la internet lo permitiera, el azar nos unio cuando tanto Pablo y yo como ellos asistimos a la misma fiesta, organizada por la comunidad expatriada de Kunming, casi todos europeos estudiando chino, algunos financiados por las empresas para las que trabajan en Europa.

Cuando entramos en la casa donde era la fiesta, cargando dos botellas de Tequila en la mochila, nos encontramos con que habia toneladas de alcohol flotando en la baniera llena de hielo. El Evangelio segun San Pablo Olive, versiculo 34: “De aca me sacan a la maniana agarrandome de los muebles…” Bo termino dormido sobre el sofa, yo intentando robarle unos besos a una muchacha de Boston y Pablo tambien con sus propios asuntos con una lady de la tierra del Spaghetti. Supongo que habia una conexion edipica con Boston, ya que mis padres vivieron en esa ciudad en los anios 60. De chico, revolviendo armarios, daba de tnto en tanto con esas viejas fotografias de bordes blancos dentados que mostraban el Bunker Hill, o algun parque lleno de amistosas ardillas. Pero en el medio sucedio el encuentro con Rocio y Channing…

Nos habiamos visto por ultima vez mas de un anio atras en Capadoccia, Tuquia, nos habiamos separado, ellos en bici, yo a dedo, con la imtencion de reunirnos en Mersin, en el Mediterraneo Turco, pero nos habiamos desencontrado, y en cambio nos habiamos reencontrado en una fiesta en Kunming, en el calido sur de China. Por un anio habiamos viajado hacia el mismo sitio por caminos distintos, ellos habian pasado un largo tiempo en Chipre, y luego habian cruzado Georgia hacia Rusia y alli tomado el Tran Siberiano hacia Mongolia y China, mientras yo habia cruzado el mundo islamico, India y Tibet, es decir, por el Sur.

Pero que es el Bike Circus? http://www.cyclown.org/ Es un grupo de musicos, malabaristas, acrobatas, violinistas, contrabajistas, loqueseaistas que viajan en mutantes bicicletas de dos pisos (dos cuadros soldados verticalmente, con un juego de pedales extra arriba) que viajan por el mundo haciendo shows de Jazz y circo en las calles, aldeas, orfanatos, bares, etc, y ganando dinero para seguir viajando vendiendo sus CDs. Ademas de la dimension musical, hay un ligero activismo ecologista y pacifista que le sienta bien. Una de las bicicletas tiene un letrero que dice: “Pedaleando contra las guerras del petroleo”. Otra dimension, que al menos yo encuentro, es el hecho de presentar un modelo de vida totalmente alternativo e ir convidandolo por todas las latitudes. Para muchos es una alarma oportuna, como Bo, quien pronto decidio que dejaria su trabajo en Siemens. No digo que haya sido una decision causado por el circo, pero si que lo facilito.

Por las tardes nos reuniamos a tomar mate en la casa de Silvia y Eva, nuestras amigas italianas. Luego iriamos al Green Lake Park, donde Rocio y Channing harian su show para hacer algun dinero antes de ir a Laos. Yo vendia mis libros “Harmony of Chaos” que hace poco volvi a poner en circulacion, en los hostels y cafés frecuentados por extranjeros. Entonces comenzo la magia. De pronto me fue claro que unirme al circo seria una experiencia mas oportuna que seguir viajando solo. Fue una decision muy dificil de tomar, quizas por cierta vanidad de mi parte en mantener mi proyecto original de una vuelta al mundo a dedo. Pero decididamente no tarde en dejarme seducir por el prospecto de girar por este mundo con una familia de artistas, una fugitiva caravana de locos refugiados como uno… Rodearse de otros exiliados del sistema.

En la casa de Silvia y Eva, donde pasamos varias tardes (yo algunas con fiebre en el sofa) mire el album de fotos de Chaning, el poliglota y acordeonista de Texas, que incluia el viaje del circo por Turquia, Chipre, Georgia, Rusia, etc… Las fotos estaban pegadas sobre lo que era un viejo libro de contabilidad encontrado en las calles de Turquia, un libro que databa de 1957. Con coloridas letras Chaning lo habia re-titulado: “Yeni Circus Kitabi”. En turco,el Libro del Nuevo Circo. Luego de ver las fotos, mas convencido aun de que seria un estilo de viaje que me interesaraia experimentar.

La incorporacion al circo significara abandonar el autosop por un tiempo, y comenzar a viajar en bicicleta, la que debo primero construir. Por el momento viajare a dedo a la par. Rocio me entrego un eje de bicicleta, el primer elemento de mi bici…. En Kunming aprendi a conducir la bicicleta alta de Rocio, lo que reafirmo mi decision. Que iba a aportar yo al circo? Ese era todo otro tema, visto que tengo poco de musico y menos de payaso. La palabra, la poesia, tendran que sufrir otra metamorfosis para adaptarse a las circunstancias. Ya he conseguido que la poesia y los relatos de viaje me permitan financiar mis viajes, a traves de la venta de mis libros a otros viajeros. Ahora tendre que innovar algunas modificaciones de emergencia para adaptar la poesia al escenario, a publicos de todas las edades, y al Jazz que emanaba del acordeon “Weltmeister” de Chaning.