martes, 18 de abril de 2006

PERSEPOLIS CON PINK FLOYD


Hice de Persépolis una experiencia netamente musical, al caminar por las ruinas de la ciudad destruida por Alejandro Magno con Pink Floyd en mis auriculares...


En la base de una escalinata, un león fue esculpido posando sus garras y colmillos sobre una gacela, representación eterna de algo efímero.



De la época en que no había que ser lampiño para ser buen militar, legiones de barbiespesos lanceros persas se alinean en los bajorrelieves. Faltando dos semanas para llegar a Afganistán, les pediría prestado su look para lucir “más afgano”.
Publicar un comentario